viernes, 17 de septiembre de 2010

La autocompasión

"Hay situaciones y circunstancias desfavorables en las que la autocompasión es una respuesta comprensible, cuando ésta es excesiva la persona se hunde en la desesperanza. La persona piensa que es la única que sufre y que nunca le pasará algo bueno, suele culpar a otras personas o al destino de lo que le pasa.

Es lo que se conoce como "abstracción selectiva". La persona que se autocompadece, o la persona depresiva, ve únicamente una pequeña porción de esa realidad que es su vida cotidiana y que, además, está repleta de hechos negativos. Es decir, inconscientemente deja de percibir que en su vida suceden un montón de hechos positivos porque su atención está exclusivamente centrada en aquellos sucesos que confirman su incompetencia.

Tender a compadecerse excesivamente de sí mismo agota y debilita; socava la confianza en uno mismo, desanima, aisla y, provoca que los demás le eviten. Además, acaba convirtiéndose en una costumbre y la persona entrará dentro de un círculo vicioso del cual será muy difícil salir".
Mª José González
Psicóloga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada